Con Gratitud y Amor!

Gracias por tomar la decisión de sembrar! Tú puedes formar parte de los Socios del aire para ayudarnos a continuar llegando a muchas personas, Nuestro mensaje. Puedes realizar tu donación usando PayPal solo haz click en “Donar” Al hacer tu donativo, un recibo te será enviado a la dirección de correo electrónico qu proporciones.

BUSCAR EN

Búsqueda personalizada
julio 2010
D L M X J V S
« Jun   Ago »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Fútbol, España vs. Paraguay

domingo, julio 4, 2010 @ 09:07 PM
posted by josue19

Lo mejor del partido

La estrella: Nuevamente David Villa fue de lo mejor de España. Está en su mejor momento y, aunque le costó, el gol le llegó en un rebote. Cinco partidos, cinco goles y nuevamente le dio el triunfo a España.

El silencioso: Xavi Hernández es un seguro con el balón en los pies. Su junta con Iniesta y el apoyo de Busquets le dieron a España el control del balón durante la mayor parte del partido. Mención especial al defensa paraguayo Paulo Da Silva. Sobrio seguro y muy limpio en todos sus cortes. Un defensor fuera de serie.

La clase: Andrés Iniesta sigue recuperando su nivel. Su regate y su desmaración le permiten a España desequilibrar a los rivales. Mucho de lo que propuso España al ataque vino de sus piernas, incluido el gol.

Lo peor del partido


Para el olvido:
Gerard Piqué hizo un penalti infantil al agarrar del brazo a Cardozo, cuando parecía más fácil y correcto presionarlo un poco.

El sucio: Partido duro pero sin malas intenciones, salvo un salto de Santana que lanzó el codo sobre Iniesta con muy malas intenciones.

La jugada tonta: Casi recién comenzado el partido Piqué retrasó un balón para Casillas que por muy poco no fue alcanzado por Haedo Valdez. El portero, además, se durmió y se complicó la vida.

El desaparecido:
Las tarjetas amarillas por juego duro. El árbitro Carlos Batres, además de varios errores importantes, solo sacó tarjetas amarillas por protestar. Muchas entradas de ambos lados fueron merecedoras de tarjetas, pero Batres nunca las encontró en sus bolsillos.

Comments are closed.