You are currently browsing the Libre Encuentro | Fundacion Libertad blog archives for the day lunes, diciembre 19th, 2011.

Con Gratitud y Amor!

Gracias por tomar la decisión de sembrar! Tú puedes formar parte de los Socios del aire para ayudarnos a continuar llegando a muchas personas, Nuestro mensaje. Puedes realizar tu donación usando PayPal solo haz click en “Donar” Al hacer tu donativo, un recibo te será enviado a la dirección de correo electrónico qu proporciones.

BUSCAR EN

Búsqueda personalizada
diciembre 2011
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Archive for diciembre 19th, 2011

El Silencio de Dios

lunes, diciembre 19, 2011 @ 06:12 PM
posted by josue19

EL SILENCIO DE DIOS

Cuenta una antigua leyenda noruega, sobre un hombre llamado Haakon, que siempre miraba una imagen de Cristo crucificado en una cruz que era muy antigua, La gente acudía a orar con mucha fe. Muchos estaban pidiéndole a Cristo algún milagro.

Un día el ermitaño Haakon quiso pedirle un favor. Impulsado por un sentimiento de generosidad, bondad y amor, se arrodilló ante la cruz y dijo:

“Señor, quiero padecer y morir por Tí. Déjame ocupar tu puesto. Quiero …en la Cruz.” Y se quedó con la mirada fija puesta en El, como esperando una respuesta. El Señor abrió sus labios y habló. Sus palabras cayeron del cielo, susurrantes y amonestadoras:

“Mi fiel siervo, te concederé tu deseo, pero solo con una condición.”
¿Cual, Señor? ¿Es una condición difícil?
¡Estoy dispuesto a cumplirla con tu ayuda, Señor!, -respondió el viejo ermitaño.
Escucha: suceda lo que suceda y veas lo que veas, tienes que guardar silencio siempre. Haakon contestó: “¡Os, lo prometo, Señor!” Y se efectuó el cambio.
Nadie advirtió el trueque. Nadie reconoció al ermitaño, colgado con los clavos en la Cruz.
Y durante mucho tiempo mantuvo el acuerdo y nunca le habló a nadie.

Pero un día, LLEGO UN HOMBRE RICO , y después de haber orado, dejó allí olvidada su cartera.

Haakon le vio y guardó silencio. Tampoco habló cuando un pobre, que vino dos horas después, tomó la cartera del rico y se la guardó. También guardó silencio cuando un hombre joven se arrodilló ante él poco después para pedirle su gracia antes de emprender un largo viaje.
Entonces volvió a entrar el rico a buscar su cartera, al no encontrarla, pensó que el joven se la había llevado.

El rico se volvió al hombre joven y le gritó iracundo: ¡Dame la cartera que me has robado!.
El replicó: ¡No he robado ninguna cartera! ¡No mientas, devuélvemela enseguida!. El joven repitió, “le digo que no he tomado ninguna cartera de nadie”. .

El rico empezó a golpearle furioso. Entonces una voz potente llenó el aire ¡Detente! El rico miró hacia arriba y vio que la imagen le hablaba, Haakon que no pudo permanecer en silencio, gritó defendiendo al joven, y increpó al rico por la falsa acusación. Este se quedó asombrado y se marchó del lugar. El joven salió también porque tenía prisa para emprender su viaje.

Cuando la Cruz se quedó a solas, Cristo se acercó a su siervo y le dijo:

“Baja de la Cruz. No sirves para ocupar Mi puesto. No has podido guardar silencio”. “¡Señor!”, – dijo Haakon – , “¿Cómo iba a permitir semejante injusticia?”.
Jesús de nuevo ocupó su lugar en la Cruz y el ermitaño se quedó de pie debajo de la Cruz. El Señor, siguió hablando:
“Tú no sabías que al rico le convenía perder la cartera, pues llevaba en ella dinero para cometer un pecado sexual con una joven virgen.
Mientras que el pobre, por su absoluta pobreza, tenía necesidad de ese dinero. En cuanto al joven, hubiera sido mejor que le hubiera dado la paliza el rico a causa del malentendido en cuyo caso no se hubiera ido de viaje.
Ahora, ves, hace unos minutos acaba de morir en un naufragio. Tú no sabías todas estas cosas PERO YO SI. Por eso callo. Y el Señor nuevamente guardó silencio.

Muchas veces nos preguntamos ¿Por qué razón Dios no nos contesta?. ¿Por qué razón se queda callado Dios? A muchos nos gustaría que Él nos respondiera según nuestra voluntad y deseos… pero, la forma de actuar de Dios es diferente. El conoce el pasado, el presente, y el futuro (Hb,13,8) Dios nos responde aún con el silencio… Debemos estar dispuestos a escucharle y esperar en Él.

“Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos ni vuestros caminos son mis caminos, dice el Señor. Cuanto son los cielos mas altos que la tierra, tanto están mis caminos por encima de los vuestros.” (Is 55,8-9)

“Pues Yo conozco mis designios para con vosotros, dice el Señor, designios de paz y no desgracia, de daros un porvenir y una esperanza” (Jr 29,11)

Un hombre debe comprender lo que significa el divino silencio y rendirse a los caminos del Señor y orar como el Salmista,

“Te amo Señor, mi fortaleza. El Señor es mi roca, mi fortaleza, mi libertador, mi Dios, mi roca, a quien me acojo; mi escudo, mi fuerza de salvación, mi asilo”
(Salmo 18, 1-2)
(Anónimo)

off

Los niños aprenden lo que viven

lunes, diciembre 19, 2011 @ 06:12 PM
posted by josue19

Los niños aprenden lo que viven.
Si los niños viven con la crítica, aprenden a condenar.

Si los niños viven con hostilidad, aprenden a pelear.

Si los niños viven con miedo, aprenden a ser aprensivos.

Si los niños viven con lástima, aprenden a compadecerse a sí mismos.

Si los niños viven con ridiculez, aprender a ser tímidos.

Si los niños viven con celos, aprenden qué es la envidia.

Si los niños viven con vergüenza, aprenden a sentirse culpables.

Pero, si los niños viven con tolerancia, aprenden a ser pacientes.

Si los niños viven con estímulos, aprenden a ser confiados.

Si los niños viven con elogios, aprenden a apreciar.

Si los niños viven con aprobación, aprenden a quererse a sí mismos.

Si los niños viven con aceptación, aprenden a encontrar amor en el mundo.

Si los niños viven con reconocimiento, aprenden a tener un objetivo.

Si los niños viven compartiendo, aprenden a ser generosos.

Si los niños viven con honestidad y equidad, aprenden qué es la verdad y la justicia.

Si los niños viven con seguridad, aprenden a tener fe en sí mismos y en quienes los rodean.

Si los niños viven en la amistad, aprenden que el mundo es un bello lugar para vivir.

Si los niños viven con serenidad, aprenden a tener paz espiritual
El Caminante.

off

Un seguidor auténtico

lunes, diciembre 19, 2011 @ 06:12 PM
posted by josue19

Un seguidor auténtico
Un hombre que acababa de encontrarse con Jesús Resucitado, iba a toda prisa por el Camino de la Vida, mirando por todas partes y buscando. Se acercó a un anciano que estaba sentado al borde del camino y le preguntó: – Por favor, señor, ¿ha visto pasar por aquí a algún cristiano?

El anciano, encogiéndose de hombros le contestó: -Depende del tipo de cristiano que ande buscando.

-Perdone- dijo contrariado el hombre-, pero soy nuevo en esto y no conozco los tipos que hay. Sólo conozco a Jesús.

Y el anciano añadió: -Pues sí amigo; hay de muchos tipos y maneras. Los hay para todos los gustos. Hay cristianos por cumplimiento, cristianos por tradición, cristianos por costumbres, cristianos por superstición, cristianos por obligación, cristianos por conveniencia, cristianos auténticos…

– ¡Los auténticos! ¡Esos son los que yo busco! ¡Los de verdad!-exclamó el hombre emocionado.

-¡Vaya!-dijo el anciano con voz grave-. Esos son los más difíciles de ver. Hace ya mucho tiempo que pasó uno de esos por aquí, y precisamente me preguntó lo mismo que usted.

-¿Cómo podré reconocerle? Y el anciano contestó tranquilamente:

-No se preocupe amigo. No tendrá dificultad en reconocerle. Un cristiano de verdad no pasa desapercibido en este mundo de sabios y engreídos. Lo reconocerá por sus obras. Allí donde van, siempre dejan huellas.

El Caminante.

off

Como las gallinas

lunes, diciembre 19, 2011 @ 06:12 PM
posted by josue19

Como las gallinas
Cuenta San Francisco de Sales que en el campo, a algunas gallinas les sucede que apenas ponen los huevos llega la comadreja y se los come.

¿Por que? Porque la gallina comete la imprudencia de ponerse a cacarear y su enemiga, esa especie de ratón grande que se llama comadreja, apenas oye el cacareo se da por informada de que hay huevos puestos y se viene para devorarlos.

Y el Santo saca esta conclusión. Así le pasa a quien anda contando, publicando y cacareando las limosnas que reparte, viene su enemigo, que es la vanidad, y le roba los premios que se iba a conseguir para el cielo, y las bendiciones de Dios.

“El Caminante”

off

Espera…No tan rápido

lunes, diciembre 19, 2011 @ 06:12 PM
posted by josue19

Espera.. No tan rápido
Cuentan que una vez un científico soberbio fue con Dios y le dijo:

– Señor, convocamos a una junta científica mundial y hemos decidido que ya no te necesitamos.

El señor con su infinita paciencia oyó al hombre y le preguntó:

-¿Ah sí? ¿Y cómo llegaron a esa decisión?

– Pues ya hacemos trasplantes de prácticamente cualquier miembro del cuerpo, podemos hacer bebes para parejas que no pueden tener hijos, crear vida artificial, clonar a la gente y hacer todas esas cosas que antes se consideraban milagrosas.

Dios sólo lo escuchaba y luego atinó a decir:

– ¿Pueden crear vida?

– Así es. Respondió el científico.

– ¿Qué te parece si hacemos un concurso de crear vida? Lo hacemos del modo antiguo, así como yo formé a Adán; tú sabes.

– Me parece bien. Contestó el científico.

– Está bien, pues comencemos. Exclamó Dios.

Entonces el científico tomó un puño de tierra, y le dice Dios:

– Espera, no tan rápido; consíguete tu propia tierra.

Microreflexiones “El caminante”

off

CUAN GRANDE ES ÉL

lunes, diciembre 19, 2011 @ 11:12 AM
posted by anir aleiram

Señor, mi Dios, al contemplar los cielos,

El firmamento y las estrellas mil.

Al oír tu voz en los potentes truenos

Y ver brillar al sol en su cenit.

Mi corazón entona la canción.

¡Cuán grande es Él! ¡Cuán grande es Él!

Mi corazón entona la canción.

¡Cuán grande es Él! ¡Cuán grande es Él!

Al recorrer los montes y los valles

Y ver las bellas flores al pasar.

Al escuchar el canto de las aves

Y el murmurar del claro manantial.

Cuando recuerdo del amor divino,

Que desde el cielo al Salvador envió.

Aquel Jesús que por salvarme vino,

Y en una cruz sufrió y por mi murió.

Cuando el Señor me llame a su presencia,

Al dulce hogar, al cielo de esplendor.

Le adoraré, cantando la grandeza

De su poder y su infinito amor.

 Por: Carl Boberg en 1885.

off