Con Gratitud y Amor!

Gracias por tomar la decisi√≥n de sembrar! T√ļ puedes formar parte de los Socios del aire para ayudarnos a continuar llegando a muchas personas, Nuestro mensaje. Puedes realizar tu donaci√≥n usando PayPal solo haz click en ‚ÄúDonar‚ÄĚ Al hacer tu donativo, un recibo te ser√° enviado a la direcci√≥n de correo electr√≥nico qu proporciones.

BUSCAR EN

B√ļsqueda personalizada
marzo 2019
L M X J V S D
« Feb    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Autores Guatemaltecos, A

Aceituno, Luis

Luis aceitun nacio en Guatemala en 1958. Periodista para el diario el peri√≥dico y escritor. Hasta la fecha ha publicado el libro de cuentos ‚Äúlos a√Īos sucios‚ÄĚ
Los a√Īos sucios. Guatemala: Editorial palo de Hormigo, 1993

Ace√Īa Duram, Ramon

Ramon Ace√Īa Dur√°n nacio en la ciudad de Guatemala en 1898 y fallecio en 1946. Periodista, poeta, narrador y dramaturgo. Miembro de la generaci√≥n de 1920. Entre sus obras: ‚Äútres sonetos‚ÄĚ (1917); ‚ÄúHerejias‚ÄĚ (1920); ‚Äúmomento rom√°ntico‚ÄĚ(1921); ‚Äúcr√≥nicas‚ÄĚ(1923); ‚ÄúDe tierras floridas‚ÄĚ(1924); ‚ÄúNaderias‚ÄĚ(1924); ‚ÄúParque Galante‚ÄĚ(1927) entre otras.

Acu√Īa, Ren√©

Ren√© Acu√Īa nacio en la ciudad de Guatemala en 1929, reside desde hace a√Īos en mexico. Poeta. Obtuvo en primer premio en los juegos florales de Quezaltenango en 1956 y 1959. Libros: Fiel imagen (1955). Paseo inm√≥vil (1956) y silecio habitado (1956)

Agulera, Julio Fausto

Premio de la literatura Miguel √Āngel Asturias 2002. Nacido en jalapa, Guatemala, el 8 de septiembre de 1928 Julio Fausto Aguilera ha recibido muchos homenajes y diplomas, entre ellos el de Emeritissimum de la facultad de de humanidades de la universidad de san carlos de Guatemala. Pos su libro La patria es una casa se le ortog√≥ el Quetzal de Oro de la APG.

Ak’abal Humberto

Humberto Akabal (Humberto Ak’abal)naci√≥ en Momostenango, Guatemala en 1952. Es poeta de la etnia Maya K’iche. Piensa y escribe sus poemas en lengua K’ich√© y los traduce al espa√Īol. En la actualidad es uno de los poetas guatemaltecos m√°s conocidos en Europa y Sudam√©rica. Sus obras ya han sido traducidas al franc√©s, ingl√©s, alem√°n e italiano.

Albiz√ļrez Palma Francisco

Poeta, novelista, cuentista y cr√≠tico.¬† Es el m√°s reputado y respetado cr√≠tico literario de Guatemala y uno de los intelectuales de mayor trascendencia del pa√≠s.¬† Catedr√°tico universitrio en Guatemala, Am√©rica Latina y Europa. Miembro de la Academia Guatemalteca de la Lengua correspondiente de la Espa√Īola.
Ha sido, además, docente e investigador titular de la Universidad de San Carlos de Guatemala.  Pertenece al Grupo Literario Rin-78.  Ha publicado quince libros, cuatro de ellos de creación literaria y el rsto de historia y crítica de la literatura.

Alfaro Barillas Eddy

El mayor problema de la democracia guatemalteca radica en el libertinaje. En el abuso de los instrumentos con los cuales podríamos convivir, digamos, sin imponer nuestra voluntad sobre la de los demás. La democracia, para nosotros, no es más que una euforia cuasi-sicodélica en donde el opinionismo pendenciero devela una fragmentación social sin precedentes, cuya muestra fehaciente la constituyen las trincheras histéricas desde donde cada persona arremete con su arsenal contra quien se le ponga enfrente.
Podr√≠amos, si quisi√©ramos, discutir sin insultar; proponer sin imponer, criticar sin agredir. Sin embargo, en nuestro medio, en nuestro promiscuo peque√Īo pueblo, esto es una utop√≠a.
No bastaron las dictaduras de Manuel Estrada Cabrera y de Jorge Ubico a principios del siglo pasado ni las militares y olig√°rquicas con las que terminamos esos cien a√Īos de ignominia (la excepci√≥n la constituye el per√≠odo de 1944 a 1954) para que tom√°semos conciencia de la ineludible necesidad de no volver a repetirlas.
El fin del enfrentamiento armado interno con la firma de los Acuerdos de Paz nos ense√Ī√≥ poco o nada. Pareciera como si extra√Ī√°semos aquellos a√Īos cuando el solo hecho de salir de nuestras viviendas era de por s√≠ un acto temerario. Terminamos una guerra para configurar otra y adoptamos la democracia para criar una atl√©tica cuando no el√°stica dictadura: la medi√°tica.
Esta dictadura, sutil pero efectiva, se ha fogueado ahora que el escritor Mario Roberto Morales ha debido abandonar, con dignidad y honorabilidad por cierto, el espacio que dos veces por semana ocup√≥ hasta el 24 del presente mes en la secci√≥n editorial del peri√≥dico Siglo Veintiuno, donde destac√≥ durante 12 a√Īos como columnista sagaz, agudo y pol√©mico.

Alvarado Humberto

Humberto Alvarado Arellano nacio en la ciudad de Guatemala en 1927. Ensayista, poeta y pol√≠tico. Fundador y secretario general del grupo sakerti y del partido Guatemalteco del trabajo (PGT). Publico en revistas: ‚ÄúEl astista y los problemas de su tiempo‚ÄĚ(1950), ‚Äúdoce poemas‚ÄĚ(1950), ‚ÄúEnrrique Mu√Īos Meany‚ÄĚ (1953).

Aragon Luis Alfredo

Naci√≥ en 1935 en el departamento de Totonicap√°n. Fue miembro fundador del grupo literario Nuevo Signo. Se gradu√≥ de maestro. Poeta y narrador, en 1988 le fue acordado el Premio Nacional de Literatura “Miguel Angel Asturias” por la totalidad de su obra.
Falleci√≥ en la ciudad de Guatemala el 3 de noviembre del a√Īo 2001, siendo sepultado en su ciudad natal, Totonicap√°n. Luis Alfredo Arango fue uno de los m√°s importantes poetas de la segunda mitad del siglo XX.

Araujo Max

max Araujo nacio en aldea la ciénaga, san Raymundo, departamento de Guatemala en 1950. Escrtior y promotor cultural. Fue miembro del consejo de la revista abrapalabra, de la universidad Rafael Landívar, donde concluyo estudios de filosofía y letras. Miembro de la Junta directiva de la comunidad de escritores de Guatemala, de 1988 a 1989. Es abogado y notario, y a la fecha asesor del ministerio de cultura y deportes.

Arce Manuel Jose

nacio en la ciudad de Guatemala en 1935. Descendiente directo del primer presidente de las provincias unidas de Centroamérica, también llamado Manuel José Arce. Poeta y dramaturgo. En el primer genero publico: en el nombre del padre, dos pemas, de la posible aurora, cantos en vida, eternauta, episodios del vagón de carga, palabras alusivas al acto, epigramas eróticos e homenaje a marcial.

Arce Valladares, Manuel Jose

Poeta y dramaturgo.
Manuel José Arce nació en Guatemala el 13 de mayo de 1935, hijo de Manuel José Arce y Valladares y Margarita Leal Rubio.
Poeta, dramaturgo y columnista de prensa. Fue reconocida su columna Diario de un Escribiente, que publicó en el matutino El Gráfico entre 1963 y 1979.
Es uno de los grandes exponentes del teatro experimental en Latinoamérica.
Por la violencia imperante en Guatemala se fue al exilio a Francia, donde murió el 22 de septiembre de 1985.
Los a√Īos de su vida, muchos de ellos vividos en √©pocas de pesadumbre y oscuridad pol√≠tica, est√°n deletreados con melancol√≠a en sus p√°ginas del Diario de un Escribiente. En el cual, metaf√≥ricamente describe ese pa√≠s que am√≥, con toda su violencia dolorosa, con su muerte indiferente, con su hambre perenne, con toda esa pobreza amarga que por ser inmutable y vieja, el dec√≠a que parec√≠a ser un incomprensible castigo divino. Sin embargo, Manuel Jos√© siempre encontr√≥ el momento feliz y el lado hermoso que ten√≠a cada d√≠a, con la sensibilidad natural de los ni√Īos y el humor chispeante, p√≠caro y mordaz del universitario.
Ese estudiante que fue inagotable en su esp√≠ritu huelguero.En ese sentido son inagotables las an√©cdotas salpicadas de un humor lleno de genialidad, a veces muy fino a veces terrible, que recuerdan todos sus amigos en las distintas √©pocas de su vida.Precisamente esto implica otra de sus cualidades inolvidables, ten√≠a una capacidad extraordinaria para hacer amistades, sin importar condiciones sociales y econ√≥micas, sin importar el oficio y la edad. Eso en gran parte se deb√≠a a que era un platicador incansable, un imaginativo conversador que emprend√≠a di√°logo con facilidad sobre cualquier cosa de la vida cotidiana.Eso le hac√≠a perder la noci√≥n del tiempo frecuentemente, y de pronto se le hab√≠a hecho tarde, a veces muy tarde, much√≠simas veces demasiado tarde‚Ķ para seguirle el paso al reloj, a los horarios establecidos o a las agendas rigurosas.Considero que por esas vicisitudes le fascinaba la noche. No s√≥lo porque adem√°s pose√≠a una bohemia memorable, sino porque entonces sin distractores, escrib√≠a con esa habilidad creativa que es inmensamente valorada hoy. Hasta las palabras m√°s rusticas las transformaba en un deleite para los sentidos. Con regularidad sus siete ensayos period√≠sticos semanales los escrib√≠a el domingo por la noche encerrado en su estudio de la vieja casona del callej√≥n Delfino, escuchando jazz y charlando con los ‚Äúvecinos‚ÄĚ del Guernica de Picasso que colgaba de la pared, mientras beb√≠a caf√© y fumaba interminablemente.Por esa extra√Īa fusi√≥n de cualidades

Arévalo Martínez Rafael

Estudió en los colegios Nia Chon y San José de los Infantes, pero no logró terminar ni siquiera el bachillerato debido a problemas de salud.
Ar√©valo Mart√≠nez cultiv√≥ la narrativa y la poes√≠a. Sus primeros pasos p√ļblicos en la literatura los dio en 1905: en ese a√Īo apareci√≥ publicado en un diario su primer poema y en 1908 present√≥ Mujer y ni√Īos al concurso de cuentos de la revista Electra, que obtuvo el primer premio.

Arias, Arturo

Arturo Arias Suárez (Nueva Imperial, 10 de agosto de 1923 РSantiago, 12 de marzo de 2001) fue un destacado ingeniero y científico chileno.
Egres√≥ como ingeniero civil de la Facultad de Ciencias F√≠sicas y Matem√°ticas de la Universidad de Chile en 1948, tras publicar su memoria de t√≠tulo denominada ‚ÄúOscilaciones de un estanque elevado‚ÄĚ. Durante a√Īos trabajo como profesor e investigador, inici√°ndose en el a√Īo 1946 como ayudante de cursos de c√°lculo vectorial y mec√°nica racional.

Arriola Osmundo

osmundo Arriola naci√≥ en Quetzaltenango en 1881. Fallecio en 1939. Poeta. Estudio en la escuela de artes y oficios de Quetzaltenango, se dedico a la imprenta. Fue uno de los creadores de los juegos florales de Quetzaltenango, uno de los concursos literarios mas importantes del pa√≠s. Ganador del mismo concurso en 1916 y 1927. Libros publicados ‚ÄúEl libor de la tierra‚ÄĚ (1931) y ‚Äú El libro de la amada‚ÄĚ (1936)


Asturias Miguel √Āngel

Novelista y poeta del realismo m√°gico, influido en sus or√≠genes por el realismo, muy pronto, sin renunciar a esa impronta, se adentra en su campo predilecto: la mitolog√≠a aborigen, la propia tierra (lo tel√ļrico, en t√©rmino muy actual), en el sentido de compromiso con los sinsabores de los campesinos sometidos al yugo colonialista, lo que se ve ya en los t√≠tulos de sus obras. Junto a ello, y una faceta no menos importante, la calidad y sonoridades de su prosa apenas admiten comparaci√≥n en la literatura castellana del siglo XX. Se gradu√≥ de abogado y notario en la Universidad de San Carlos de Guatemala, donde particip√≥ en la lucha contra la dictadura del presidente Manuel Estrada Cabrera, hasta que √©ste fue derrocado.
Publica Leyendas de Guatemala (1930) en torno a mitos y leyendas nativos y mestizos. En su c√©lebre novela El se√Īor Presidente (1946) retrata a un t√≠pico dictador latinoamericano ‚ÄĒcomo tambi√©n hicieron Valle Incl√°n en Tirano Banderas, Garc√≠a M√°rquez en El oto√Īo del patriarca, Roa Bastos en Yo el supremo, Alejo Carpentier en El recurso del m√©todo o Vargas Llosa en La fiesta del chivo‚ÄĒ, para lo que se sirvi√≥ de procedimientos grotescos y burlescos con el fin de describir con total contundencia la brutalidad y la opresi√≥n social ejercidas en su pa√≠s por los gobiernos dictatoriales. Para el compositor Jos√© Casta√Īeda escribe los libretos de las √≥peras Emulo Lipolid√≥n e Im√°genes de nacimiento.
Hombres de maíz (1949) es reconocida por muchos como su obra maestra. Novela típica del realismo mágico, se aprecian en la misma igualmente las voces y los rostros del oprobio y la injusticia, pero en términos de cruda explotación colonialista. Para ello, lo más resaltable es que el autor logra, de forma casi sobrenatural, acoplar el lenguaje y el ritmo de su prosa a los personajes que retrata, a sus fantásticas creencias, sus atávicas maneras y costumbres.
La que más lunares tenía era la nana de Martín Ilóm, el recién parido hijo del cacique Gaspar Ilóm. La que más lunares y más piojos tenía. La Piojosa Grande, la nana de Martín Ilóm. En su regazo de tortera caliente, en sus trapos finos de tan viejos, dormía su hijo como una cosa de barro nuevecita y bajo el coxpi, cofia de tejido ralo que le cubría la cabeza y la cara para que no le hicieran mal de ojo, se oía su alentar con ruido de agua que cae en tierra porosa.
Mujeres con ni√Īos y hombres con mujeres. Claridad y calor de fogarones. Las mujeres lejos en la claridad y cerca en la sombra. Los hombres cerca en la claridad y lejos en la sombra. Todos en el alboroto de las llamas, en el fuego de los guerreros, fuego de la guerra que har√° llorar las espinas.
Así decían los indios más viejos, con el movimiento senil de sus cabezas bajo las avispas. O bien decían, sin perder su compás de viejos: Antes que la primera cuerda de maguey fuera trenzada se trenzaron el pelo las mujeres.