Con Gratitud y Amor!

Gracias por tomar la decisión de sembrar! Tú puedes formar parte de los Socios del aire para ayudarnos a continuar llegando a muchas personas, Nuestro mensaje. Puedes realizar tu donación usando PayPal solo haz click en “Donar” Al hacer tu donativo, un recibo te será enviado a la dirección de correo electrónico qu proporciones.

BUSCAR EN

Búsqueda personalizada
enero 2019
L M X J V S D
« Dic    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Himno de Nicaragua

El origen del Himno Nacional de Nicaragua tiene raíces religiosas, su primera forma melódica sirvió para alternativa con instrucciones y oraciones catequísticas,

tal es lo que refiere el poeta nicaragüense don Salomón Ibarra Mayorga, quien indica que en las últimas décadas del siglo XVIII un fraile misionero

franciscano llamado Ernesto o Anselmo Castinove, originario de Toledo, España, acostumbraba cantar un salmo religioso al empezar y concluir

 las sagradas enseñanzas de la fe cristiana a los indígenas de Subtiaba, en las cercanías de León

La melodía que el fraile enseñaba fue transmitiéndose de generación en generación, llegando con el tiempo la partitura d

el canto referido, a manos del profesor de educación musical don Marcelo Soto.

Para la fecha de proclamación de la Independencia de Centroamérica, el canto litúrgico del misionero franciscano se había generalizado y el pueblo nicaragüense lo entonaba tanto en las actividades religiosas como políticas.

Establecida la República Federal en 1824, se ejecutaron en los países centroamericanos dos melodías o himnos: «La Granadera» y la «Antífona de los Colores». La primera se escuchaba en la misa de Tropa, en la parte del Sanctus, al hacer la elevación del Santísimo Sacramento y otras veces al izar o arriar la Bandera Nacional. La segunda era el Himno de la Federación Centroamericana. En los años 1834 a 1840, los gobiernos de don José Zepeda y don José Núnez, llamado de los «Chepes» adoptaron de nuevo el canto religioso de Fray Ernesto o Anselmo Castinove.

Disuelta la Federación en 1838, Honduras adoptó «La Granadera» como himno y en Nicaragua «La Antífona De Los Colores» se ejecutaba para tributar honores al pabellón nacional.

En 1876, siendo Presidente de la República de Nicaragua don Pedro Joaquin Chamorro Alfaro (1875-1879), se impuso como Himno Nacional una melodía compuesta por el maestro Carmen Vega, y letra de F. Álvarez. La música de Vega, cuya tonalidad es Fa Mayor, fue junto con la letra de muy corta duración. Sus primeras estrofas son las siguientes.

LETRA DEL HIMNO:

¡Salve a ti, Nicaragua! En tu suelo,

Ya no ruge la voz del cañón

Ni se tiñe con sangre de hermanos

Tu glorioso pendón bicolor,

Ni se tiñe con sangre de hermanos

Tu glorioso pendón bicolor.

Brille hermosa la paz en tu cielo,

Nada empañe tu gloria inmortal

Que el trabajo es tu digno laurel

Y el honor es tu enseña triunfal,

es tu enseña triunfal.